domingo, 11 de febrero de 2018

NUESTRO ENTORNO, UN MUNDO MATEMÁTICO

Cada día, desde que nos levantamos y sin ser conscientes, vivenciamos muchos conceptos matemáticos.

Nuestro entorno está lleno de números en cada acción cotidiana: 


Suena el despertador, ¿A qué hora me levanto? A las 8,00h.

Nuestro orden: ¿Qué hago primero? ¿Y después?

Me visto: voy a elegir mi ropa en el armario. Mi armario esta ordenado y tengo la ropa clasificada en diferentes cajones y compartimentos.
Elijo una camiseta, un pantalón, un jersey, un par de calcetines y de zapatos, etc.

Colaboro poniendo la mesa ¿Cuántos somos para desayunar? 
¿Cuántas galletas tengo? ¿cuántas me he comido? ¿Cuántas me quedan? 

En la higiene, echo poca pasta para lavarme los dientes

Salgo de mi casa al ascensor, marco el bajo o el número 0, entre todos los números que hay en la regleta del mismo. Vivo en el octavo piso.
Mi portal es el número...

Mi coche tiene matrícula.
En la carretera marca velocidad máxima de 40 Km/h.
El trayecto es muy largo.
Tenemos que girar a la derecha y después a la izquierda para llegar al colegio.
En el colegio hay muchos niños y niñas.

En clase hemos cantado una canción, hemos aprendido un ritmo. 
Un ritmo es como una serie: ti, tata, ti tata, ti tata,...

La música también está llena propuestas matemáticas.



Hoy vamos al cine y nos han dado las entradas: sala nº 3, fila nº 9 y butaca nº 6; que bien me encuentro, mi hermano está a un lado y mi mamá al otro.



Relacionamos grafía con cantidad.Experimentamos con material reciclado.
Y un largo etcétera que, sin darnos cuenta, nos van adentrando es ese lenguaje exacto que tanto respeto nos da desde niños. Todos sabemos qué significado tiene la palabra mesa y de hecho, podemos imaginarlo; pero las mesas, como sabéis, pueden ser de múltiples formas y tamaños; es aquí donde entra en juego el lenguaje matemático, su exactitud como ya hemos comentado. 


Para quitar esos miedos, muchas veces infundados, desde pequeños debemos adentrar a los niños en este mundo a través del juego y el descubrimiento; como si de un grupo de detectives se tratara. Y nunca tener el miedo al error















Vuestros hijos a través de la observación directa y la práctica, manipulación y experimentación, van descubriendo las diferentes cualidades en los objetos de nuestro entorno; así como las diferentes formas geométricas que nos rodean y que sin una mirada matemática, no seríamos capaces de ver. 
La orientación espacial es fundamental para desarrollar otros aspectos de su aprendizaje e ir conformando el pensamiento abstracto; éste les permitirá imaginar aquello que aún no ven.

También se inician en la resolución de problemas y, poco a poco, son capaces de descubrir que algunos problemas se resuelven de formas diferentes y todas ellas válidas; y en otras ocasiones, sólo hay una solución y debemos llegar a descubrirla.

Algoritmos y mentes creativas, ambos necesarios e imprescindibles en el aprendizaje matemático.




Aprendemos a través del juego, clasificamos según la forma y el color.





No hay comentarios: